Elbierzonoticias

La vida después de la crisis del ébola

Mujeres en el Hospital de San Juan de Dios de Mabesseneh.
Mujeres en el Hospital de San Juan de Dios de Mabesseneh. / OHSJD
  • Cumple 50 años el hospital de Sierra Leona que reabrió tras la crisis del ébola por la que murió el misionero berciano Manuel García

El Hospital de San Juan de Dios de Mabesseneh (Lunsar), en Sierra Leona, cumple 50 años de su fundación por la Orden Hospitalaria en 1967, y dos desde su reapertura durante la epidemia de Ébola, que le costó la vida al hermano de la orden, Manuel García Viejo, el berciano que falleció en España, tras ser repatriado después de su contagio.

Con motivo de la celebración de su 50 aniversario, una delegación de la ONGD Juan Ciudad se encuentra estos días y hasta el próximo viernes 10 de marzo en el centro sanitario, que atiende a una población de 70.000 habitantes, la mayoría de ellos en situación de pobreza y con muchas necesidades debido a la malaria y otras enfermedades infecciosas y respiratorias, que afectan principalmente a los menores de cinco años, además de las complicaciones durante el embarazo y parto, entre otras.

Este centro hospitalario, del que el religioso leonés era director médico, está dirigido por el hermano Michael Koroma, sierraleonés, y cuenta con un total de 137 trabajadores, de los cuales 75 son sanitarios y solo dos médicos, siendo uno de ellos el hermano Patrick Bung, responsable de pediatría y emergencias, que llegó el año pasado al hospital para continuar con la labor del fallecido Manuel García Viejo.

La delegación está compuesta por el hermano José María Viadero, director de JCONGD y portavoz durante la crisis del Ébola; Fernando Rivilla, cirujano pediátrico del Hospital Ramón y Cajal y voluntario internacional de la organización, además de Francisco Muñoz, técnico de proyectos.

Tras la epidemia de ébola en África del Oeste, en la que perdieron la vida 500 profesionales de la salud, los sistemas sanitarios de la región quedaron muy debilitados. Por ello, el Hospital San Juan de Dios de Mabesseneh se encuentra sumido en un proceso de fortalecimiento de sus servicios, para volver a funcionar al cien por cien de su capacidad.

Este centro presta servicios de atención ambulatoria y hospitalización en las áreas de maternidad, pediatría, cirugía general y urgencias, además de disponer de laboratorio, radiología, ultrasonidos y electrocardiografía. Debido a la situación de pobreza en que viven el 77 por ciento de los habitantes de Sierra Leona, el hospital presta muchos servicios de forma gratuita, sosteniendo su actividad con ayuda de la Orden Hospitalaria y algunos de sus centros, además de contar con el apoyo de organizaciones como Juan Ciudad ONGD.