Elbierzonoticias

El Amable Arias más experimental

'Astro-hungaro y Bolivia', de la serie “Homenaje a Puigmiquel" de Amable Arias.
'Astro-hungaro y Bolivia', de la serie “Homenaje a Puigmiquel" de Amable Arias.
  • El MUSAC, el Centro Leonés de Arte y la Casa de las Culturas de Bembibre acogen una gran muestra que recorre la obra más experimental del artista berciano Amable Arias

'El teorema de la anamnesis. La barrera contemplativa' es un proyecto expositivo que recorre los caminos discursivos más experimentales y menos transitados en la extensa obra del artista berciano Amable Arias. La muestra ha sido co-producida por MUSAC, Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León; la Diputación de León a través del Instituto Leonés de Cultura (ILC); el Ayuntamiento de Bembibre y el Instituto de Estudios Bercianos (IEB).

Nacido en Bembibre en 1927 pero residente en San Sebastián desde los 15 años, la trayectoria vital y creativa de Amable Arias está marcada por un afán de superación personal constante, por el compromiso social y político y, en su etapa final, por el autoaislamiento del sistema artístico. A lo largo de su vida mantiene de manera intermitente una estrecha vinculación con el Bierzo donde, en los años 50, comienza su experimentación pictórica con la realidad y su espacio.

Con una obra plástica ampliamente reconocida por las instituciones culturales vascas y puntualmente por las castellano y leonesas, la exposición 'El teorema de la anamnesis. La barrera contemplativa' indaga, sin embargo, en facetas menos conocidas de la obra de Arias, como su producción experimental y su recurrente y desconocida labor literaria e intelectual, planteada siempre desde territorios periféricos y heterodoxos.

En 'El teorema de la anamnesis' se analizan también, a partir de una amplia selección de documentos, las diferentes vinculaciones y sinergias que el artista, junto a otros compañeros de generación, produjeron para conseguir comportamientos asociativos y colaborativos, entre los que destacan la Asociación Artística de Guipúzcoa o el Grupo Gaur, que estuvieron integrados por artistas como Esther Ferrer, Jorge Oteiza o Eduardo Chillida.

La muestra podrá visitarse hasta el 16 de abril en tres centros expositivos: la Casa de las Culturas de Bembibre, el Laboratorio 987 del MUSAC y el Centro Leones de Arte [CLA] del Instituto Leonés de Cultura [ILC], con las obras sonoras de Arias como nexo de unión entre los tres espacios.

En el Laboratorio 987 del MUSAC, bajo el título de 'La fuerza y el poder. Reflexiones sobre el conocimiento' se muestran los aspectos relacionados con la vinculación de Amable Arias con la palabra y el pensamiento crítico, teniendo como telón de fondo la obra sonora 'Espacios poéticos'. La exposición pivota sobre dos obras fundamentales, su propia 'Biblioteca, consistente en 660 libros intervenidos con dibujos, textos y poemas' y una de sus últimas obras, el libro de artista 'Historia de Euskalerria' (1983-84), testamento vital y artístico.

En el Centro Leonés de Arte (CLA) del Instituto Leonés de Cultura (ILC) se expone el apartado 'La libertad y el azar. Universo personal', que realiza un recorrido por algunas de las obras más íntimas del artista, como 'Rollo'(1981-82) o el libro de artista 'Copiador 1000 hojas' (1972). Las piezas 'Poemas fonéticos' (1981) y 'Poemas afónicos y de la voz recobrada'(1982) testimonian desde el sonido su mecánica creativa basada en la experimentación.

La Casa de las Culturas de Bembibre acogerá a partir del 17 de febrero al Amable Arias más comprometido, tanto con su tierra como con su pensamiento. Bajo el título de 'El pulso y la decisión. La mirada comprometida ' la exposición muestra, en su lugar de nacimiento, una selección de obras que responden a su concepción paradójica de la vida y su admiración hacia personajes de su infancia que le marcaron de forma determinante, como 'Retrato de Antonio Gago' (1976). Por último, la pieza sonora 'Memorias de la infancia' (1980-1981), un proyecto sonoro inacabado, cierra el planteamiento expositivo global. En ella Amable recorre su infancia, bajo el discurso de la anamnesis, buscando respuestas a un presente que se le escapa entre los dedos.