Elbierzonoticias

El PSCyL reclama a la Junta que comience a ejecutar sus aportaciones previstas en el Plan del Carbón

El portavoz Grupo Parlamentario Socialista, Luis Tudanca, mantiene una reunión con la Agrupación regional de Municipios Mineros
El portavoz Grupo Parlamentario Socialista, Luis Tudanca, mantiene una reunión con la Agrupación regional de Municipios Mineros / Rubén Cacho
  • Tudanca plantea que un representante del Ministerio de Energía se incorpore a la Comisión de Seguimiento del Plan de Dinamización del Carbón

El secretario general del PSOE de Castilla y León, Luis Tudanca, reclamó hoy a la Junta que, independientemente de la postura del Gobierno, comience a ejecutar sus aportaciones previstas dentro del Plan del Carbón 2013-2018 y que en global superan los 20 millones de euros.

A su vez, el portavoz socialista en las Cortes regionales también planteó la necesidad de que un representante del Ministerio de Energía se incorpore a la Comisión de Seguimiento del Plan de Dinamización del Carbón, y que el Ejecutivo Central aporte fondos a esta iniciativa.

Tudanca, que argumentó que ambas demandas se convertirán en iniciativas parlamentarias, realizó estas manifestaciones tras mantener una reunión con representantes de la recién creada Agrupación de Municipios Mineros de Castilla y León, colectivo en el que se integran 31 municipios, 24 de León y siete de Palencia.

El líder regional del PSCyL, que indicó que con ambas propuestas se da respuesta a las demandas trasladadas por este colectivo de pueblos mineros, también insistió en que la Junta debe presionar más al Gobierno para que cumpla el Plan del Carbón. “No se trata de entrar en una guerra política, sólo se trata de que se cumplan los compromisos y los acuerdos para evitar que las comarcas mineras de Castilla y León no se muera”.

Al mismo tiempo, pidió a la Junta que reconozca a la nueva agrupación de municipios y que la permita contar con un representante en la Comisión de Seguimiento del Plan de Dinamización. “Se trata de sumar y complementar”, recalcó Tudanca, que insistió en que la salvación de las cuencas mineras pasa por el mantenimiento del carbón.

A su vez, también exigió a la Junta que incremente su nivel de exigencia ante un Gobierno que “no cree en el carbón” y argumentó que la situación de las cuencas mineras no sería tan grave si se hubiera cumplido el Plan del Carbón 2006-2012, que ahora debe ser impugnado por la Administración Regional para que los fondos comprometidos por el Ministerio de Industria, incluido el dinero que se debe a la Junta, lleguen de forma íntegra a las cuencas.

En este sentido, recalcó que el presidente Herrera también debe exigir el cumplimiento estricto del Plan del Carbón 2013-2018 y pidió a la Junta que el Plan de Dinamización cuente con presupuestos específicos y proyectos concretos y no se convierta en un “cajón de sastre” donde se incluyan partidas ordinarias de todas las consejerías.

Por su parte, el presidente de la Agrupación de Municipios Mineros de Castilla y León, el concejal de Fabero (León) Pedro Monasterio, resaltó que el objetivo de este colectivo, donde se agrupan los pueblos incluidos en el grupo uno del Plan del Carbón, aquellos que más directamente están sufriendo la crisis de la minería, es la apuesta por el mantenimiento del carbón.

Monasterio defendió que el carbón es una opción energética “fundamental” y aseguró que en España su consumo no se ha reducido en los últimos años, “sólo se ha reducido el porcentaje de carbón autóctono que se consume”. Además, aseveró que con el mero cumplimiento del Plan del Carbón “nuestros problemas se acabarían”.

A su vez, y aunque reconoció que el margen de maniobra de la Junta en esta crisis es reducido, aseguró que puede hacer “mucho más”. “A este paso, con el constante apoyo y buenas palabras que nos trasladan el presidente y la consejera de Economía y teniendo claro que todos nos queremos muchos, lo único que ocurrirá es que moriremos de amor. Lo cierto es que ahora en la Comunidad quedan poco más de 400 mineros cuando se aprueba el Plan del Carbón había 5.000”, sentenció Monasterio.