Elbierzonoticias

Vinos del Bierzo cifra en 300.000 euros las obras necesarias para escindir la bodega y operar en parte fuera de la DO

Vendimia de la DO Bierzo.
Vendimia de la DO Bierzo. / César Sánchez
  • La cooperativa con sede en Cacabelos se reunirá con el Consejo Regulador para analizar si todas las inversiones tienen que llevarse a cabo

La cooperativa Vinos del Bierzo, con sede en el municipio berciano de Cacabelos y una de las más antiguas de la Comunidad, calcula en 300.000 euros el presupuesto necesario para llevar a cabo las obras que permitirían escindir la bodega en dos para que una de las mitades operase fuera del marchamo de la Denominación de Origen (DO) Bierzo. El presidente de la bodega, Ángel Gómez, avanzó que la empresa encargará un estudio y se reunirá con el Consejo Regulador de la DO berciana para analizar si todas esas inversiones tienen que llevarse a cabo.

El proyecto de la cooperativa, que recibió en el mes de febrero la luz verde de la asamblea, prevé que esas instalaciones que quedarían fuera del paraguas de la DO Bierzo produzcan hasta un millón de botellas elaboradas a partir de uva de fuera de la comarca y que se comercializarían bajo el sello Vinos de la Tierra de Castilla y León. El objetivo es poder asumir la creciente demanda exterior llegada principalmente de Estados Unidos y Canadá, según explicó Gómez, que destacó al Reino Unido y a Alemania como los mayores compradores dentro del mercado europeo.

En ese sentido, el presidente de Vinos del Bierzo recordó que la cooperativa cerró esta misma semana la vendimia con una producción “en torno a los 3,2 millones de kilos”, lo que supone una merma de cerca del 30 por ciento respecto al año pasado, principalmente por la incidencia del mildiu. “La uva está al límite de lo que necesitábamos, tuvimos que acceder a comprar uva dentro de la DO a no socios”, lamentó Gómez.

En esa línea, el presidente de la cooperativa insistió en que la actual producción “permite cubrir lo que realmente tenemos abierto, lo que no nos permite es asumir nueva demanda”. “Por eso necesitábamos Vinos de la Tierra de Castilla y León en otra instalación que cubra esas otras necesidades que tenemos”, concluyó.

Separación física en las instalaciones

El motivo por el que las obras para poner en marcha el proyecto aún no se han iniciado tiene que ver con la “separación física de las instalaciones”, explicó Gómez. “El Consejo Regulador nos exige que montemos otra embotelladora, que desmantelemos las tolvas de recogida de uva y que consigamos un nuevo número de registro embotellador y otro registro sanitario”, desgranó el presidente de la cooperativa, que lamentó que “ellos han marcado esos requisitos y lo tenemos que hacer sí o sí”.

En ese sentido, Gómez calculó que la construcción de una nueva embotelladora costaría alrededor de 120.000 euros, mientras que levantar las tolvas tendría un coste de 80.000 euros. Sumado al resto de obras necesarias, el presupuesto total ascendería a un total de 300.000 euros, “en caso de que hubiese que hacer las cosas tal y como dice el Consejo Regulador”, insistió el presidente de Vinos del Bierzo.

Al respecto, la presidenta del ente que regula el vino, Misericordia Bello, recordó que “cuando una empresa, bodega o cooperativa adscrita a una DO quiere tener otra empresa dedicada a producir vino de mesa tiene que tener una separación física en sus instalaciones”. “No lo dice el Consejo Regulador, lo dice la Ley de la Viña y el Vino que el presidente de la cooperativa conoce muy bien”, respondió Bello, que sentenció que “si ellos quieren tener esa dualidad, saben a qué atenerse”.

Estudio previo y reunión con la DO

En la bodega y tras las recientes obras que han permitido modernizar las instalaciones, gracias a un presupuesto de casi dos millones de euros, de los cuales la Junta ha aportado una tercera parte, “aún no se ha movido nada”, reconoció Gómez. “No hemos podido hacer nada porque nos metimos en vendimia y no se puede realizar ningún tipo de obra”, explicó el presidente de la cooperativa, que reiteró que “la intención es llevar adelante el proyecto” y avanzó que “dentro de unos meses retomaremos todo con tranquilidad de cara a la vendimia del año que viene”.

En ese sentido, Gómez adelantó que la cooperativa encargará un estudio para analizar la normativa relativa al proceso y prevé reunirse con los responsables del Consejo Regulador de la DO Bierzo para “ver si en definitiva es necesaria esa obra que ellos dicen que es necesaria y, si lo es, ver cómo la acometemos y en qué fases”.