Elbierzonoticias

Fabero acondiciona los antiguos depósitos de agua como solución «provisional» para garantizar el suministro a los vecinos

Los arrastres del incendio han vuelto turbia el agua de la traída en Fabero.
Los arrastres del incendio han vuelto turbia el agua de la traída en Fabero.
  • La alcaldesa confía en que en sino "mañana" sí "esta semana" se pueda retomar el servicio después de que los arrastres del gran incendio de septiembre volvieran 'negra' el agua impidiendo su consumo

El Ayuntamiento de Fabero ha comenzado los trabajos de acondicionamiento de los antiguos depósitos de agua ubicados en la zona conocida como Alto del Pozo como solución temporal para garantizar el suministro a los vecinos para paliar las consecuencias del gran incendio de septiembre en la nueva captación de Fresnedelo que debido a los arrastres y cenizas volvió la semana pasada 'negra' el agua de los grifos.

La alcaldesa, Mari Paz Martínez Ramón, que reconoce que la situación «va tranquilizándose» ya que «al no llover tan fuerte el agua no sale tan turbia», ha explicado este lunes. «Ya estamos intentando solventar la situación para estos meses, posiblemente tengamos que enganchar a otra captación y tengamos que poner en funcionamiento los antiguos depósitos», ha indicado la regidora.

Las labores que cuentan con el visto bueno de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil que no ha duda en catalogarlas como medidas extraordinarias se centrarán principalmente en llevar el enganche de la luz a las instalaciones para que puedan funcionar los cloradores lo que podría estar resuelto sino «mañana» sí «esta misma semana».

«Hoy aunque que el agua no viene tan turbia como vino días atrás entendemos que cuando haya más tormentas igual los arrastres son mayores», recalca Ramón, que entiende que lo que hay que hacer es «evitar durante estos dos o tres meses consumir la del depósito y tener este nueva posibilidad». «Que ya luego en marzo tenemos la posibilidad de que ya todas las cenizas sean arrastradas volveremos a utilizar el depósito grande», recalca.

La utilización de los antiguos depósitos garantizará el suministro durante los próximos cuatro meses a las localidades de Fabero, Lillo y Otero de Naragüantes. No así en el caso de Bárcena, donde el servicio quizás tenga que realizarse a través de camiones cisterna dado que no tienen una captación cerca.

Para el Ayuntamiento esta es una medida «muy provisional» dado que «queremos es que cuanto antes retomar el suministro a través del depósito nuevo», incide la alcaldesa.

Técnicos de Sanidad de la Junta de Castilla y León tienen previsto desplazarse este lunes a la zona para tomar muestras del agua de las fuentes de las captaciones para comprobar la potabilidad del líquido elemento «para que nos den el visto buen», subraya la regidora.

No obstante, el Ayuntamiento continúa garantizando el suministro a todos los vecinos a través de un camión cisterna ubicado en el parque municipal.