Elbierzonoticias

El periodista Carlos Fidalgo pregona El Cristo de Bembibre

Carlos Fidalgo (I), durante su pregón en las fiestas del Cristo de Bembibre.
Carlos Fidalgo (I), durante su pregón en las fiestas del Cristo de Bembibre. / Aitor Olano
  • El escritor y periodista bembibrense da inicio a las fiestas de la capital del Bierzo Alto

La localidad berciana de Bembibre ha dado inicio este martes a sus fiestas patronales del Cristo con el pregón del escritor y periodista Carlos Fidalgo, quien explicó que está «más acostumbrado a escuchar y transcribir el pregón de otros».

Fidalgo dio las gracias al alcalde y a la concejala de Cultura por haberlo escogido para vivir «un momento inolvidable» y aseguró sentir «un orgullo descomunal» por poder ser profeta en su tierra. El pregonero recordó los motivos para estar orgulloso de Bembibre, como el Edicto de Augusto que pidió que volviera a su casa, su pasado romano, la novela de Gil y Carrasco, fotógrafos como Bernardo Alonso Villarejo, pintores como Amable Arias o el botillo, al que Bembibre ha convertido en un «manjar».

De este último indicó que «algunos de los mantenedores del Festival del Botillo han acabado siendo luego presidentes… Aznar, Zapatero, ¿quién será el siguiente? Quizás, alcalde, habría que reeditar aquellos Pactos de la Moncloa delante de un botillo y adelantar el Festival este año a ver qué pasa…».

Tampoco podían faltar en su pregón referencias a la minería del carbón, «la locomotora que tiró de nosotros, que nos hizo crecer durante años. No nos podemos olvidar de los mineros, aunque ya queden pocos. Forman parte de nosotros, de lo que somos, y sin ellos no se entendería el Bembibre del último siglo».

Fidalgo también recordó su niñez en la villa del Boeza e incluso citó a Kennedy y Obama. «Un buen pregón, me dicen los que saben de esto, no debe terminar sin citar alguna frase famosa de algún estadista. A mí me ha entrado la tentación de citar a Kennedy y a Obama, que dijeron, en dos momentos distintos, que la pregunta clave que debían hacerse la gente no era ¿qué puede hacer América por nosotros, sino, qué podemos hacer nosotros por América? ¿Y qué podemos hacer nosotros por Bembibre, qué podemos hacer por nosotros mismos?».

Por último, el autor de 'Septiembre Negro' deseando unas felices fiestas a todos los bembibrenses y les animó a «no bajar nunca la cabeza».