Molinaseca expone cuatro réplicas de joyas bibliográficas medievales entre las que se encuentra el 'Códice Calixtino'

Códice Calixtino.
Códice Calixtino. / Camino de Santiago

'Secretum Templi', 'Las Crónicas de las Cruzadas' o 'Laudibus Sanctae Crucis' son los otros documentos que forman parte de la muestra

ICAL

El municipio berciano de Molinaseca acoge, desde el próximo día 1 y hasta el 31 de agosto, la exposición de cuatro códices medievales, auténticas joyas bibliográficas, cuyos originales se hayan en catedrales, bibliotecas nacionales extranjeras o en archivos históricos. Entre ellas, destaca la presencia del 'Códice Calixtino', el manuscrito de mediados del siglo XII que contiene el más antiguo texto relativo al Camino de Santiago.

Junto a este volumen se exhibirán otras réplicas como el 'Laudibus Sanctae Crucis', redactado en el siglo IX por el obispo benedictino de Maguncia Rabano Mauro; 'Las Crónicas de las Cruzadas', redactadas en el taller de David Auberthacia en 1455 por orden del Duque de Borgoña; y el 'Secretum Templi', un manuscrito de finales del siglo XII.

Al respecto, el alcalde de Molinaseca, Alfonso Arias, consideró que “es un auténtico lujo poder acercar a la contemplación de visitantes y peregrinos estas valiosísimas y exclusivas piezas bibliográficas, réplicas exactas de sus originales”. Las obras originales, custodiadas en el Archivo de la Catedral de Santiago, la Biblioteca Nacional de Austria o el Archivo Histórico de Aragón, se hacen presentes por unos días en la localidad berciana a través de los códices expuestos.

La visita a la exposición podrá realizarse, de lunes a domingo, en la sala de exposiciones de la oficina de turismo en horario de mañana, de 10 a 14 horas, o por las tardes, de 16 a 20 horas.

Códice Calixtino

El 'Códice Calixtino' original se expone en la Catedral de Santiago, cuyo Cabildo autorizó y editó en 1993, antes del robo y posterior recuperación del mismo, la réplica exacta que ahora se expone en Molinaseca. El ejemplar consta de cinco libros y dos apéndices, con un total de 225 folios de pergamino escritos en las dos caras.

Su cuarto libro narra el descubrimiento de la tumba de Carlomagno y el quinto constituye una especie de guía para los peregrinos que seguían el Camino de Santiago, con consejos, descripciones de la ruta y de las obras de arte, así como de las costumbres de las gentes que vivían a lo largo del Camino. Es aquí, donde en el tercer capítulo aparece de forma explícita una mención a la localidad de Molinaseca.

Respecto al 'Laudibus Sanctae Crucis', la obra, como su propio nombre indica, es una alabanza a la Santa Cruz escrita en verso a principios del siglo IX. El original se halla en la Biblioteca Nacional de Viena (Austria) y repasa el valor simbólico de la Santa Cruz y de los diferentes nombres de Cristo.

Por su parte, 'Las Crónicas de las Cruzadas' relatan los hechos de los caballeros que durante la primera cruzada, a finales del siglo XI, conquistaron Jerusalén y otras tierras arrebatadas a los turcos. El códice es una copia exacta, cuyo original se encuentra en la Biblioteca Nacional de Austria.

Por último, 'Secretum Templi' recoge la Regla Primitiva de la Orden del Temple así como una reproducción de 54 cartas manuscritas. Encuadernado en piel vuelta y con escudo de la Orden del Temple, que tanta huella ha dejado en tierras bercianas, el original se halla custodiado en el Archivo de la Corona de Aragón.

Fotos