Los mineros levantan los cortes a la térmica como «buena voluntad» para que retome el suministro

Imagen de uno de las últimas protestas en la central de Compostilla.

Los trabajadores dan a Endesa una semana de plazo para firmar el acuerdo / De no producirse, el jueves retomarán las movilizaciones de manera indefinida

E.JIMÉNEZPonferrada

Los trabajadores de Hijos de Baldomero García (HBG) y Unión Minera del Norte (Uminsa) han levantado el bloqueo que mantenían en la entrada de la central térmica de Compostilla en señal de «buena voluntad» para que se pueda firmar un acuerdo de suministro. Así lo ha asegurado el presidente del comité de Uminsa y secretario regional de minería de UGT, Jorge Díez, quien explicó que Endesa notificó a los administradores concursales que «mientras estuviésemos allí con presiones, ellos no iban a negociar nada».

De este modo, los mineros dan de margen hasta el próximo miércoles para que lleguen a un acuerdo, pero de no ser así, ya han pedido autorización para retomar las movilizaciones a partir del jueves y de forma indefinida «hasta que nos den una solución». En ese sentido, desde el comité de empresa ven como van pasando las semanas y ese acuerdo no llega, «pues que no sea por nuestra culpa, aunque nos parece una excusa un poco tonta, pero le vamos a dar un margen de confianza para ver si se llega a un acuerdo y que no nos pongan como pretexto el que estemos allí delante», subrayó Jorge Díez.

Con todo ello, el objetivo es «un acto de buena voluntad por parte de los trabajadores pero tienen que firmar ya el contrato para empezar a suministrar, que es lo que estamos pidiendo», añadió el presidente del comité.

Y es que a la central de Compostilla continúan llegando camiones cargados con carbón de importación. Como ejemplo, lo sucedido el pasado miércoles cuando los trabajadores impidieron la entrada a dichos camiones, aunque sí que dejaron pasar a los que traían mineral autóctono desde la compañía Asturleonesa, que es la única que ha iniciado el suministro tras alcanzar un acuerdo con Endesa.

«En un principio paramos solo a los que traían carbón de importación porque evidentemente estamos reivindicando que se queme nuestro carbón y no el de fuera, por ahí no vamos a pasar», señaló Díez, que añadió que fue la propia dirección de la central la que no dejó pasar a ningún camión hasta última hora de la mañana del miércoles «porque querían que pasaran o todos o ninguno».

Fotos