Junta y Diputación contemplan un vivero específico y la suelta de ‘torymus’ para frenar la expansión de la ‘avispilla del castaño’

Firma del acuerdo para la lucha contra la avispilla del castaño. /César Sánchez
Firma del acuerdo para la lucha contra la avispilla del castaño. / César Sánchez

Ambas instituciones han firmado un protocolo por el que invertirán 210.000 euros para la adopción de medidas específicas contra esta plaga

ICAL

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente y la Diputación de León suscribieron este domingo un protocolo de actuación que permitirá, a partir de la próxima primavera, la adopción de medidas de carácter fitosanitario para acabar con la denominada ‘avispilla del castaño’, para lo que se destinarán 210.000 euros.

El protocolo lo firmaron el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiónes, y del alcalde de Carracedelo y diputado provincial, Raúl Valcarce, en el marco de la feria Biocastanea, que se celebra este fin de semana.

Entre las medidas que se contemplan en este protocolo está la de poner en marcha un vivero específico con el fin de poder plantar nuevos ejemplares de planta de castaño que se encuentre sana, según declaró el consejero de Fomento y Medio Ambiente. También está previsto que, a partir de la próxima primavera, se suelte el insecto ‘torymus sinensis’, para controlar la plaga de avispilla, aunque previamente se mantendrán reuniones con el Gobierno para intentar acabar con las reticencias que existen en algunos casos a la suelta de este insecto.

Otras medidas consistirán en la adopción de trabajos de concienciación y control de zonas productoras, entre otras de similares características, como la inclusión del castaño en una línea de especies arbóreas de alto valor. El fin último es poder menguar los efectos de la ‘avispilla’ que ha llegado a la comarca del Bierzo y poder recuperar la producción perdida en el plazo aproximado de tres o cuatro años.

Se calcula que la producción de castañas por los efectos de las condiciones climatológicas -la fuerte sequía y las heladas- se han visto reducidos entre un 70 y un 80 por ciento, con una producción que se estima que este año ha rondado los dos millones de kilos.

‘Dryocosmus kuriphilus’ o la ‘avispilla del castaño’ como se conoce comúnmente a este insecto, es el organismo más dañino para los castaños, reduciendo la producción de fruto e incluso matando a los árboles si la infestación es muy fuerte. Ataca exclusivamente a los árboles del género ‘Castanea’ y es originario de China, desde donde se ha extendido a Corea, Japón o Estados Unidos, llegando también a Europa. En España su detección es reciente, 2012 en Cataluña, durante el año 2013 se da a conocer la presencia de la ‘avispilla’ en Cantabria, y ya en 2014 se detectan masas contaminadas en Málaga, Galicia, Euskadi, Navarra y puntos del norte de Portugal. Finalmente en Castilla y León entró por la zona del norte de Burgos durante el año 2015.

Contenido Patrocinado

Fotos