El Gobierno deja en manos de la Junta la petición para la suelta excepcional de 'torymus' en el Bierzo

Avispilla del castaño./
Avispilla del castaño.

En el caso concreto de la comarca, la suelta se tendría que realizar a final de la primavera, como ya se ha hecho en Galicia

E.JIMÉNEZPonferrada

El Ministerio de Agricultura (MAPAMA) deja en manos de la Junta de Castilla y León la petición para la suelta excepcional de 'torymus', el parásito para combatir la avispilla del castaño que ya ha comenzado a aparecer en algunos puntos de la comarca del Bierzo. Así lo explicó Gerardo Sánchez, jefe de servicio de Sanidad Forestal y Equilibrio Biológico del MAPAMA, que en la tarde de este jueves ha ofrecido una conferencia en las Jornadas Científico-Técnicas de Biocastanea 2017.

En ese sentido, Sánchez explicó que el gobierno autonómico está redactando un plan de contingencia tras detectar la avispilla en el Bierzo y en Ávila «y nos hemos dirigido a ellos hace dos semanas para recordarles que si quieren hacer una petición para la suelta de torymus tienen que preparar ya un expediente en el que se explique la situación, qué perspectivas tienen de trabajo y qué plan tienen, así como comunicárnoslo antes de fin de año».

Una petición que, según aseguró, será aprobada con toda seguridad porque el Gobierno ha adquirido el compromiso de autorizar la comercialización libre de torymus. Dicha autorización «no la ha dado el Ministerio porque según la ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad hay una serie de incertidumbres, y por tanto, como forma transaccional hasta que podamos resolver eso, lo que hemos encontrado en común las autonomías y el ministerio es una vía de avance para no quedarnos atrás, que ha sido las sueltas excepcionales hasta que entremos en una situación de normalidad».

Gerardo Sánchez, momentos antes de su conferencia en Biocastanea 2017.
Gerardo Sánchez, momentos antes de su conferencia en Biocastanea 2017.

Dichas sueltas excepcionales solo pueden realizarse cuando el impacto de la avispilla es muy alto, ya que «si soltamos el parásito cuando la plaga todavía no es alta, realmente el torymus es incapaz de asentarse, desaparece y no hemos hecho nada más que perder el tiempo y el dinero», aseguró Gerardo Sánchez, quien añadió que están concentrándose en zonas donde existe un impacto grave, como por ejemplo en Málaga y en las provincias de Orense y Lugo.

Pero la suelta del parásito no puede realizarse en cualquier momento del año y de este modo, en 2018 se llevará a cabo de forma escalonada «siguiendo la fenología regional o casi local». En cuanto a la comarca del Bierzo, el técnico del Ministerio de Agricultura indicó que es una situación particular «en lo bueno y en lo malo por su cercanía con Galicia y Portugal». «En lo malo porque las avispillas se dispersan y no se puede parar y en lo bueno porque tanto en Galicia como en Portugal están actuando ya con torymus, que acompañarán en un futuro a lo que se suelte en Castilla y León».

Contenido Patrocinado

Fotos