La Estación de Avisos recomienda tratar los árboles del Bierzo contra el fuego bacteriano y el barreno

Frutales afectados por fuego bacteriano en El Bierzo./César Sánchez
Frutales afectados por fuego bacteriano en El Bierzo. / César Sánchez

Las dos plagas amenazan a manzanos, perales y membrillos de las explotaciones de la comarca

ELBIERZONOTICIASPonferrada

La Estación de Avisos Agrícolas del Bierzo lanzó hoy dos recomendaciones a los agricultores de la comarca para que pongan en marcha tratamientos contra el fuego bacteriano y el barreno de los frutales, dos de las plagas que afectan a los cultivos de la zona. La poda y desinfección de los árboles y la quema de la madera afectada es la principal recomendación contra el fuego bacteriano, que no afecta a los frutales de hueso. En el caso del barreno, los expertos recomendaron aplicar algún tratamiento larvicida con materias activas.

Al respecto, el insecto, también conocido como carpocapsa, es un lepidóptero cuya larva hace galerías en el interior del fruto de manzanos y perales. Este mismo insecto es el que produce el agusanado de los nogales. Las trampas de feromonas con las que la estación de avisos lleva a cabo el seguimiento de la evolución de esta plaga alertaron esta semana del «nivel muy alto de población» de este insecto.

En cuanto al fuego bacteriano, los responsables de la estación de avisos recordaron que se trata de una gravísima enfermedad, capaz de matar a un árbol afectado en pocas semanas. Está causada por la bacteria Erwinia amylovora y afecta especialmente a perales, membrillos y manzanos. Ahora se pueden observar síntomas como ramas secas u hojas marchitas que no se desprenden en aquéllos árboles que están infectados.

En este caso, la recomendación a los fruticultores apunta a que revisen sus plantaciones de peral y manzano en busca de árboles infectados, que habrá que podar y sanear cuanto antes. Igualmente, es necesario desinfectar las herramientas de poda de árbol a árbol, así como quemar toda la madera y brotes enfermos cortados y los árboles enfermos arrancados.

Además, según la legislación vigente al respecto, los agricultores están obligados a arrancar y destruir las plantaciones abandonadas de las especies vegetales susceptibles a la enfermedad y tienen prohibido plantar especies ornamentales susceptibles al fuego bacteriano en vías o jardines públicos.

Contenido Patrocinado

Fotos