Los embalses del Bierzo están al 70,45% de su capacidad con un 15,25% menos de agua embalsada que hace un año

Embalse de Bárcena.
Embalse de Bárcena.

Las escasas precipitaciones reducen especialmente el caudal de los ríos especialmente en el Selmo en Oencia, Tremor en Almagarinos, Sil en Matarrosa y Cúa en Fabero

CARMEN RAMOS Ponferrada

Los embalses del Bierzo se encuentran al 70,45% de su capacidad máxima, un 0,56% menos que la semana anterior en una comarca que se encuentra en prealerta por sequía, al igual que toda la cuenca hidrográfica, debido a la reducción que han experimentado en las últimas semanas los niveles de caudal de ríos y embalses ante la ausencia de lluvias. Este volumen es un 15,25% menor que la cantidad de agua embalsada hace un año, 85,71% y un 3,94% menor que el llenado promedio histórico en estas fechas del año 74,39% según los datos facilitados por la Confederación Hidrográfica del Miño Sil.

Por lo que respecta a los caudales circulantes se registran caudales bajos en este época del año, especialmente en el río Selmo en Oencia, el río Tremor en Almagarinos, el río Sil en Matarrosa del Sil y el río Cúa en Fabero, una situación similar a la de la semana anterior.

En el presente año hidrológico 2016/17, que se inició el 1 de octubre del pasado año, la precipitación acumulada media en El Bierzo a día 2 de julio de 2017 ha sido de 486,2 litros por metro cuadrado, un 49% por debajo de la media histórica, registrada entre 1980/81 y 2011/12 de 959,8 litros por metro cuadrado. En el año hidrológico anterior, 2015/16 a estas alturas del año la precipitación registrada era de 1.049,7 litros por metro cuadrado, un 9% por encima de la media histórica y más del doble que la del año 2016/17.

En la última semana las lluvias han dejado unos registros de 26,7 litros por metro cuadrado. El grueso de las precipitaciones del presente año hidrológico se han producido principalmente en cuatro periodos: 11-23 de octubre (33,4 l/m2); 1-28 de noviembre (83,5 l/m2); 24 de enero-19 de febrero (173 l/m2) y 8-14 mayo (44,4 l/m2). En este tiempo se recogieron 335,1 de los 486,2 litros por metro cuadrado (69%) que registra actualmente el presente año hidrológico. Mensualmente destacan los meses de febrero y mayo como húmedos y los meses de octubre, diciembre, enero y especialmente abril como secos.

A la vista de esta situación, la CHMS ha decidido prolongar la prealerta por sequía durante el mes de julio que se activó en enero si bien desde el organismo de cuenca aseguran, no obstante, que pese a la necesidad de agua en ríos y embalses todavía «no hay motivo para la alarma» ni para decretar la alerta a pesar de los bajos niveles de los indicadores que se controlan mensualmente y que son los que determinarán si finalmente es necesario pasar a la alerta.

Fotos