Detenido en Madrid el empresario minero Rodolfo Cachero en busca y captura desde julio

Roberto Cachero, en el interior de la explotación minera. /
Roberto Cachero, en el interior de la explotación minera.

El último gestor de la emprea AsturLeonesa está condenado a 30 meses de prisión por ocho delitos fiscales

LEONOTICIAS

Trata de eludir la prisión por ocho delitos fiscales y durante meses nadie supoa ciencia cierta dónde se encontraba. Sin embargo, el empresario minero Rodolfo Cachero ha sido detenido este jueves en Madrid.

La detención, del último gestor de la Compañía Minera Astur Leonesa, con explotaciones en Degaña, ha sido llevada a cabo por funcionarios de la Jefatura de Oviedo Brigada Móvil-Policía en el Transporte y Policía Judicial.

El empreario se encuentra en situación de busca y captura desde el pasado mes de julio cuando un juzgado de Oviedo ordenó su ingreso en prisión para cumplir una pena de 30 meses por ocho delitos fiscales agravados por reincidencia cometidos cuando dirigía la empresa allerana Coto Minero Jove.

Trayectoria empresarial

Cachero es un empresario singular que ha llegado a tener intereses en sectores tan diversos como la distribución de bebidas, construcción, comunicación -con la creación de Teleasturias en 1998-, hoteles o servicios aeroportuarios.

Cachero fue impulsor de un gran grupo empresarial, Constructora Asturiana (CASA), que fue intervenido judicialmente al suspender pagos y acumuló deudas por importe de 3.400 millones de pesetas de entonces, unos 20 millones de euros actuales. Pese a este revés, el empresario siguió adelante con otros negocios.

Su relación con la explotación de Cerredo comenzó en diciembre de 2014, al adjudicarse de forma definitiva los activos de la extinta Coto Minero Cantábrico (CMC), la mayor empresa minera privada del país heredera directa de la Minero Siderúrgica de Ponferrada (MSP) y propiedad del empresario leonés Victorino Alonso, con quien tuvo sonoras polémicas.

CMC había entrado en concurso de acreedores en 2013 tras la parálisis del sector por los recortes de ayudas aprobados por el Gobierno de Rajoy en 2012 y la falta de venta de carbón a las térmicas. De esta forma, sus activos: tanto la mina de cielo abierto como la de interior, considerada por la calidad y cantidad del carbón, así como por la tecnología invertida para su extracción, una de las mejores minas de Europa, pasaron a formar parte de la Compañía Minera Astur Leonesa, propiedad de Cachero.

El declive de CMC

Representantes políticos y sindicatos saludaban entonces la que se preveía una nueva etapa de la mina. El comité de empresa de CMC manifestaba, tras conocer la noticia de la adjudicación definitiva, que se había alcanzado uno de los objetivos de la plantilla: «Evitar la liquidación de la empresa».

Pero la situación fue complicándose, para llegar a enero de este mismo año, cuando la sociedad decide presentar concurso de acreedores. Al mes siguiente, Cachero, que ya había sido condenado en el año 2000 por un fraude tributario, volvía a sentarse en el banquillo acusado de ocho presuntos delitos de fraude contra la Hacienda pública por evasión del IVA y del IRPF en la explotación carbonera allerana Coto Minero Jove, S. A. (antigua Mina Jovesa), ya cerrada.

El comité de empresa había pedido al juez que lo apartara de la gestión de Asturleonesa. Los sindicatos se refieren a sus «trampas» para evitar pagarles lo que les debía.

Fotos