El 'descubrimiento' del botillo inicia las Jornadas Gastronómicas

La cita fija su mirada en la capitalidad española del mundo de la cocina que ostentará el año que viene la ciudad de León

Inauguración de las Jornadas Gastronómicas del Bierzo./César Sánchez
Inauguración de las Jornadas Gastronómicas del Bierzo. / César Sánchez
D.ÁLVAREZPonferrada

La edición número 33 de las Jornadas Gastronómicas del Bierzo se puso en marcha en la tarde de hoy con un acto de inauguración marcado por el número teatral sobre el 'descubrimiento' del botillo, el plato estrella de la cocina de la comarca. Cinco representantes de la compañía teatral Conde Gatón hicieron las veces de actores para acompañar a su director, Ovidio Lucio Blanco, mantenedor de la edición de este año y propietario del emblemático local El Bodegón, en Ponferrada. Desde sus dos facetas, la de hostelero y la de dramaturgo, Blanco resaltó que “la cultura y la gastronomía no tienen que estar peleadas, tienen que ser aliadas para conseguir que el Bierzo se convierta en la capital gastronómica de Castilla y León”.

La reciente noticia de que León ostentará la capitalidad española de la gastronomía en 2018 también ha planeado sobre el acto, que tuvo lugar en la sede de la Denominación de Origen (DO) Bierzo, en Cacabelos. “Nosotros somos tan leoneses como los de León y formamos parte importante de la despensa de la provincia”, destacó la presidenta del Consejo Regulador de los Vinos del Bierzo, Misericordia Bello.

En la misma línea, el presidente del Consejo Comarcal del Bierzo, Gerardo Álvarez Courel, confió en que la edición del año que viene forme parte del programa de actos con los que la capital provincial celebrará su capitalidad. Al respecto, Álvarez Courel deseó que sea “la provincia de León la que sea la capital gastronómica de toda España”. En ese sentido, destacó que las 32 ediciones ya celebradas de las Jornadas las convierten en “un evento perfectamente consolidado que va más allá de las fronteras de la comarca”.

Durante su discurso inaugural, Blanco destacó el papel jugado por El Bodegón en la vida de varias generaciones de ponferradinos. “Somos un negocio modesto y antiguo”, explicó el propietario del establecimiento, cuyas patatas bravas figuran entre las mejores de España en varias guías turísticas. En esa línea, consideró que su nombramiento como mantenedor es un “reconocimiento a la permanencia y a la resistencia” y citó a Camilo José Cela para decir que “en España, el que aguanta, gana”. “Aquí estamos”, concluyó Blanco, que subrayó el papel que cumple la hostelería como “sector en auge en una comarca en la que parece que todo está en declive”.

El 'descubrimiento' del botillo

Blanco, que ya fue pregonero en las pasadas fiestas de La Encina de Ponferrada, estuvo acompañado en el acto por cinco de sus “compañeros en la aventura teatral”, a través de una entidad cultural como la compañía Conde Gatón, que este año celebra su cincuenta aniversario. Ellos fueron los encargados de llevar a escena el número en verso con el que ironizaron sobre la “intervención divina” en el proceso que sirvió para descubrir el botillo, plato emblema de la cocina berciana.

Caracterizados como monjes medievales, los personajes discutían sobre la moralidad de sus actos tras haber celebrado una opípara comilona. Ante los restos de su banquete, llegan a la conclusión de que quizás han incurrido en el pecado de la gula, aunque la presión de las hordas musulmanas les obliga a recoger el espinazo, el rabo, el tocino y los “huesos sin chicha” del cerdo para envolverlos en “el pellejo de la tripa” y huir. Sería así, gracias a la “intervención divina”, como habría nacido el primer botillo.

Fotos