La Confederación Hidrográfica Miño-Sil declara la alerta por sequía y activa restricciones

Sequía en la comarca del Bierzo./César Sánchez
Sequía en la comarca del Bierzo. / César Sánchez

Marín asegura que el agua de abastecimiento «está garantizada» y anuncia la reducción a un tercio de las dotaciones solicitadas para regadío por el Canal Bajo del Bierzo

CARMEN RAMOSPonferrada

La Oficina Técnica de la Sequía, reunida hoy en Ourense, ha declarado a partir de hoy la situación de alerta por sequía en la Demarcación Hidrográfica del Miño-Sil, territorio que incluye también a la comarca del Bierzo, tras nueve meses en situación de prealerta.

El presidente de la CHMS, Francisco Marín, ha reconocido en su comparecencia que este «ha sido el año más seco de la historia» desde que se tienen datos fiables. Una situación que ha provocado la decisión coincidiendo con el final del año hidrológico el día 30 de septiembre, que ha dejado como resultado un 40 % menos de precipitaciones de la media.

Actualmente, los embalses de la cuenca tienen el 44% de agua embalsada, cuando la media en esta época es de un 57%. «Hemos tenido 670 litros por metro cuadrado cuando debíamos de haber llovido más de 1.100 litros por metro cuadrado de media», explicó Marín. También los ríos no regulados se han visto afectados de forma importante con un 69% menos de caudal de lo habitual.

El responsable del organismo de cuenca anunció que la declaración de alerta por sequía podría provocar restricciones en la zona del Bierzo, a diferencia de lo ocurrirá en Galicia. Así en el Canal Bajo del Bierzo se reducirá a un tercio las dotaciones solicitadas para regadío, con el objetivo de «mantener el agua en los embalses para garantizar los usos prioritarios, por lo menos en algunos de ellos hasta final de año», señaló.

Destacó, no obstante, que el agua de abastecimiento a poblaciones «está garantizada» y que de momento, incluso, se van a mantener los caudales ecológicos. «Nuestro objetivo no solamente es proteger a la población para dar servicio de abastecimiento de agua, sino también el ecosistema», explicó Francisco Marín.

Además, se aumentará la vigilancia en las concesiones en los ríos con menos caudal circulante para evitar que se malgaste el agua y se comunicará a los ayuntamientos la necesidad de extremar las medias de ahorro, evitando en lo posible baldeos de calles, riego de jardines, y se les conmina también a reducir la presión nocturna.

Contenido Patrocinado

Fotos