El comité de Anllares se integra en la Mesa de la Energía del Bierzo para reivindicar el futuro de la central

El presidente del comité de Anllares, Roberto González, en la reunión con el vicepresidente del Consejo, Iván Alonso, y el portavoz del PSOE en la institución, David Voces.
El presidente del comité de Anllares, Roberto González, en la reunión con el vicepresidente del Consejo, Iván Alonso, y el portavoz del PSOE en la institución, David Voces.

El vicepresidente del Consejo anuncia una próxima reunión para abordar el anuncio de Nadal sobre el reglamento para regular el cierre de las térmicas

CARMEN RAMOS Ponferrada

El comité de empresa de la central de Anllares, propiedad de Unión Fenosa, se integrará como miembro de la Mesa de la Energía del Bierzo a fin revindicar la supervivencia de la instalación hasta el año 2023 o hasta que se llegue a las 17.500 horas de actividad frente a las pretensiones de la compañía de adelantar su cierre a dentro de nueve meses. Así quedó de manifiesto durante la reunión celebrada este lunes en la sede del Consejo Comarcal del Bierzo entre el vicepresidente de la institución, Iván Alonso, el portavoz del PSOE, David Voces, y el presidente del órgano de representación de los trababajadores de la térmica con actividad en el municipio de Páramo del Sil desde 1982, Roberto González.

«La reunión ha sido fructífera, les hemos trasladado las inquietudes que nosotros teníamos al respecto de la térmica y nuestra petición es que se agoten las 17.500 horas o en todo caso el año 2023 y que la empresa compre carbón de la zona que va a generar puestos de trabajo», explicó González al término del encuentro, que no dudó en recordar que «es el carbón el que regula el precio del megawatio de las centrales térmicas».

El representante del comité de Anllares ha mostrado su apoyo a la propuesta lanzada por el Ministro de Energía, Álvaro Nadal, de elaborar un reglamento para regular el cierre de las centrales térmicas en el que, además, el Gobierno defina el mix energético. «Estamos de acuerdo con ello venga del partido que venga», indicó.

Es por ello que no ha dudado en realizar un llamamiento al resto de grupos políticos con representación en la Cámara Baja para que «se involucren y apoyen la propuesta del Gobierno» para que ese decreto pueda llegar a tener incluso rango de ley. «Estamos porque no se cierren las térmicas del Bierzo, no sólo Anllares, sino que queremos que Compostilla continúe más allá de 2020, por supuesto, pero el tiempo dirá si hemos hecho algo o no», subrayó el representante de los trabajadores.

Los trabajadores de la térmica de Páramo del Sil solicitan la colaboración «de todo el que pueda apoyarnos en esta situación» con el único objetivo de seguir adelante y garantizar la continuidad de los 77 empleos a los que se unen los de una treintena de operarios de las compañías auxiliares y contratas.

Apoyo del Consejo

Por su parte, el vicepresidente del Consejo Comarcal del Bierzo, Iván Alonso, manifestó su apoyo a la plantilla de Anllares en su lucha porque la central continúe su actividad hasta el año 2023 y anunció una próxima reunión de la Mesa de la Energía del Bierzo en la que se abordará la propuesta del Gobierno para dar luz verde a un decreto que regule el cierre de las térmicas.

Para Alonso lamenta que «haya que estar encima de que se cumpla lo que se ha firmado, pero este es uno de los principales problemas que nosotros vemos y por supuesto contarán con nuestra entera colaboración», subrayó. Una colaboración que entiende que va a ser «muy enriquecedora» con su integración en la Mesa de la Energía del Bierzo.

El mandatario comarcal insiste en que «el carbón nacional es necesario» y considera que «tiene que haber dentro del Gobierno de España la sensibilidad suficiente como para que vean que esto es un sector estratégico», dado que «no es un problema, regula el mercado y es muy importante para España como país contar con él», concluyó.

Fotos