CCOO cree que el Gobierno no podrá evitar el cese de la actividad en las térmicas ni con Reales Decretos

Central térmica de Compostilla.
Central térmica de Compostilla. / César Sánchez

El sindicato asegura que las eléctricas pueden solventarlo rebajando la plantilla al mínimo y sin comprar carbón

ELBIERZONOTICIASPonferrada

La sección sindical de Comisiones Obreras (CCOO) Ponferrada en Endesa ha asegurado, a través de un comunicado, que el Gobierno no podrá impedir el cese de la actividad en las centrales térmicas ni aprobando Reales Decretos para dificultar el cierre administrativo de las mismas, puesto que, a su juicio, las eléctricas pueden solventarlo rebajando la plantilla al mínimo, con un máximo de 20 personas, y sin comprar carbón, ya que no hay ningún mecanismo que obligue a ello. «No lo consideramos una solución válida al problema», apunta el sindicato.

Para CCOO es «imprescindible» el cumplimiento del Plan del Carbón que firmó el Gobierno, donde se comprometió a la puesta en marcha de mecanismos de apoyo a las compañías eléctricas para la realización de aquellas inversiones medioambientales que faciliten la adaptación de las centrales de carbón nacional a las exigencias dispuestas en la Directiva de Emisiones Industriales. Por ello, la sección sindical pide a todos los partidos políticos que adopten unas medidas «con carácter urgente» para que se den las condiciones económicas y regulatorias necesarias para el mantenimiento del sector minero y energético en la comarca del Bierzo.

En ese sentido, CCOO pide que se fije un hueco térmico para el carbón español, «pues Francia ha aumentado su capacidad de ofertar energía en el mercado español gracias al incremento de nuevas interconexiones, ocupando parte del hueco térmico del carbón. Países como Polonia y la propia Alemania defenderán la producción de energía a través del carbón, diga lo que diga la Unión Europea, apoyémonos en ellos para defender el nuestro»; y la eliminación del 'céntimo verde' «ya que Portugal, con sus centrales de gas, se ha convertido en una competencia directa a las centrales de carbón españolas, dado que no existe este impuesto» y apuestan por una eco-desgravación o impuesto negativo, es decir, «reducir los impuestos actuales en base a la disminución de emisiones contaminantes».

Con todo ello, CCOO considera que, sin olvidar el resto de medidas propuestas durante años por dicho sindicato, «de no adaptase las dos anteriormente expuestas, se producirá el estrangulamiento del sector minero y eléctrico dependiente del carbón español».

Fotos