La campaña de recuperación de viñedo del Banco de Tierras y la DO evitan el abandono de más de cien hectáreas desde 2013

El presidente del Consejo Comarcal, Gerardo Álvarez Courel (C), y la presidenta de la DO Bierzo, Misericordia Bello (I), en la presentación de la campaña. /C. Ramos
El presidente del Consejo Comarcal, Gerardo Álvarez Courel (C), y la presidenta de la DO Bierzo, Misericordia Bello (I), en la presentación de la campaña. / C. Ramos

Las novedades de este año incluyen una cláusula de fianza para los propietarios y un servicio de préstamo de maquinaria agrícola para los arrendatarios

CARMEN RAMOS Ponferrada

La campaña de recuperación de viñedos impulsada por el Banco de Tierras del Consejo Comarcal del Bierzo con la colaboración del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Bierzo ha evitado desde su puesta en marcha en el año 2013 el abandono de más de cien hectáreas de viñedo en la comarca adscritas, además, a la DO, según anunció hoy el presidente comarcal, Gerardo Álvarez Courel, durante la presentación de una nueva fase de la iniciativa que finalizará en el mes de febrero de 2018, plazo en el que deberán estar todas las viñas adjudicadas para que puedan ser podadas dentro del periodo agrícola preceptivo.

Las principales zonas en las que se ha actuado durante estos cuatro años para localizar estos viñedos y recuperarlos son Cacabelos, Arganza, Villafranca del Bierzo, Camponaraya, Ponferrada, Carracedelo, Congosto, Borrenes, Priaranza y Toral de los Vados.

«Lo que pretendemos es valorizar ese patrimonio vitícola de nuestrar comarca y continuamos apostando por esas campañas de captación de viñedo orientadas a paliar la pérdida de viñas productivas e incentivar nuevas plantaciones», explicó Courel, que estuvo acompañado en el acto por la presidenta del Consejo Regulador de la DO Bierzo, Misericordia Bello. Aseguró que los buenos resultados obtenidos en anteriores campañas animan a ambos organismos a «continuar trabajando en esta línea en el convencimiento de que la colaboración entre ambas entidades genera un mayor impulso al sector vitivinícola», apuntó Courel.

La campaña de este año incluye dos novedades para garantizar la seguridad que proporciona a los propietarios que permiten gestionar sus parcelas. La primera es la inclusión de una cláusula de fianza o depósito de garantía. El presidente del Consejo Comarcal explicó que el Banco de Tierras actuará en este caso como depositario de esa fianza y el importe será calculado por los servicios técnicos «teniendo en cuenta las características de cada parcela con el objetivo de reforzar el cumplimiento de las obligaciones pactadas en el contrato», señaló, recordando que esta cláusula se une al resto de obligaciones y garantías así como la cláusula de mediación y arbitrajes.

Al finalizar la cesión, el propietario tendrá que solicitar por escrito la devolución de esa fianza y los servicios técnicos emitirán un informe sobre el estado de la finca y el cumplimiento de las obligaciones que se pactaron y si es favorable se procederá a la devolución del importe. En caso contrario, se destinará a la limpieza, poda o a los cuidados adecuados de la plantación o del terreno. Courel ha avanzado que el Banco de Tierras aplicará también la nueva cláusula a adjudicaciones que realice para otros usos, hortícolas, frutales y pastos, entre otros.

La segunda novedad de la campaña es la puesta en marcha de un servicio de préstamo de maquinaria agrícola que se iniciará con la cesión de desbrozadoras. «Hemos observado la dificultad de acceso que tienen algunos usuarios a este tipo de herramientas, por lo que hemos decidido proporcionarles su primer empuje hasta que puedan ir adquiriendo su propio material», indicó el presidente comarcal. Dado que el uso de esta maquinaria supone un riesgo, el sindicato UGT impartirá un curso de formación sobre prevención de riesgos laborales a los cesionarios.

409 parcelas adjudicadas

Desde el año 2013 en el que se puso en marcha la primera campaña de este tipo, el Banco de Tierras ha adjudicado 409 parcelas de viñedo en la comarca lo que ha permitido recuperar su producción. Del total de fincas arrendadas o cedidas hasta el momento que son 1.114, casi un 40% son viñas en producción. El cien por cien de los contratos formalizados en las campañas de viñedo son cesiones de uso en precario, es decir, el propietario sólo quiere que su viña esté productiva y vendimiar un par de cesto de uva para su autoconsumo o para hacer unas botellas de vino. «El mayor beneficio para el dueño es que el viñedo esté atendido», subrayó Courel.

Los propietarios de viñedos que acuden al Banco de Tierras para ceder sus explotaciones, la mayoría de más de medio siglo, generalmente son personas de edad avanzada que no pueden seguir cuidándolas o bien sus herederos que no pueden atenderlas. «El dueño tiene con esta actuación la tranquilidad de que su propiedad está protegida ya que a la finalización del contrato recupera su terreno en perfecto estado de uso, decidiendo si lo quiere prorrogar o formalizar uno nuevo, o la decisión que estime conveniente con sus fincas», apuntó el mandatario comarcal.

El Banco de Tierras garantiza que todos los adjudicatarios son personas con experiencia en el sector, cuyo perfil principal es que es una persona joven, con lo cual se garantiza la continuidad que amplía sus explotaciones a través del Banco de Tierras y que vende su producción a bodegas adsctitas a la DO Bierzo y así crece también el porcentaje de nuevos emprendedores.

El presidente del Consejo instó a todos los propietarios de viñedos que no van poder seguir atendiéndolos que «permitan que otras personas los trabajen, siempre con la garantía de protección de su propiedad que garantiza el Banco de Tierras del Consejo Comarcal del Bierzo». Asimismo, realizó un llamamiento a todas aquellas personas que necesitan ampliar su superficie de viñedo a que se acojan a la iniciativa impulsada por el BDT y la DO, que les facilitarán también todos los trámites necesarios de cesión de uso, cartillas y cambios de titularidad así como un asesoramiento integral a nivel técnico, jurídico, formativo y comercial.

La campaña de recuperación de viñedo se acompañará con la programación de un curso de formación en poda y cuidados básicos del viñedo que se impartirá en el mes de enero.

La presidenta de la DO Bierzo, Misericordia Bello, por su parte, valoró de forma muy positiva estas campañas al considerar que «están funcionado muy bien» ya que «estamos frenando el abandono del viñedo». Asimismo, destacó la «confianza» de los propietarios a la hora de ceder sus explotaciones para garantizar su pervivencia. «La gente va tomando conciencia de que esto es y bueno», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos