EL CAMPAMENTO DE LA INCLUSIVIDAD

Más de 100 niños con y sin discapacidad participan desde este miércoles en el campamento de Aspaym en Cubillos del Sil que este año centra su temática en el arte urbano

Participantes del XX campamento inclusivo de Aspaym en El Bosque de los Sueños de Cubillos del Sil.
Participantes del XX campamento inclusivo de Aspaym en El Bosque de los Sueños de Cubillos del Sil. / César Sánchez
D.ÁLVAREZCubillos del Sil

Más de un centenar de niños con y sin discapacidad llegados de diferentes puntos de España participan desde hoy en la vigésima edición del campamento inclusivo que Aspaym, la asociación de personas con lesión medular y otras discapacidades físicas, organiza cada verano en las instalaciones de El Bosque de los Sueños, en el municipio berciano de Cubillos del Sil. Bajo la supervisión de más de 30 monitores, los menores de entre seis y 17 años disfrutarán hasta el 12 de agosto de una serie de actividades adaptadas para favorecer la participación de todos.

Al respecto, el presidente de Aspaym Castilla y León y vicepresidente de la federación nacional, Ángel de Propios, destacó que “los niños sin discapacidad podrán comprobar que sus compañeros pueden participar en todas las actividades”, entre las que destacan iniciativas como sesiones de karting, de piscina o de música. Además, De Propios recordó que el arte urbano, del que Ponferrada es un magnífico exponente gracias a las aportaciones de artistas como Asier Vera, centrará las actividades programadas para esta edición.

En la misma línea, Víctor Núñez, uno de los monitores que se encargará de supervisar las actividades, remarcó que en el campamento “no hay diferencias”. “Conviven niños con y sin discapacidad y se da la formación a los voluntarios para adaptar las actividades y que todos los niños y jóvenes puedan participar sin exclusión”, explicó.

Por su parte, el alcalde de Cubillos del Sil, Antonio Cuellas, recalcó que el campamento de Aspaym es un “proyecto consolidado” en el municipio. “Aspaym ya forma parte de Cubillos y sabemos que cada año, al principio de agosto llega el campamento, que son como otras fiestas patronales”, aseguró Cuellas, que destacó que la iniciativa “genera mucha alegría y mucha vida para el municipio”.

En esta edición, los niños procedentes de la localidad donde se organiza el campamento y de los pueblos limítrofes son un total de 77 y es que “cada vez más gente se suma a la familia del campamento”, recordó Cuellas.

20 ediciones

Muchos de los niños que participan en esta vigésima edición del campamento ya formaron parte de ediciones anteriores. Es el caso de Dani, de nueve años, y Patricia, de diez, que repiten este año tras participar el año pasado de la experiencia. “Nos lo pasamos muy bien, es muy divertido”, explicó Dani, impaciente por iniciar las actividades en la piscina. Por su parte, Patricia destacó que en el campamento de Aspaym “se conoce a gente de toda España y se hacen muchos amigos”.

En ese sentido, Roberto Garriga, de 17 años, destacó que “las actividades son más divertidas porque estás a gusto en un grupo, el ambiente es increible”. Desde su silla de ruedas, Roberto, que participa por quinta vez en este campamento, reconoció que “hay niños a los que les cuesta más mantener una relación de amistad con una persona discapacitada” pero destacó que “aquí dentro somos todos iguales”.

El campamento inclusivo está organizado por la federación nacional de Aspaym, que agrupa en España a más de 7.000 asociados y representa a más de 30.000 personas. Las actividades cuentan, además, con el respaldo del Real Patronato sobre la Discapacidad, dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, así como de la Fundación ACS.

A lo largo de sus 20 ediciones, más de 1.000 niños han pasado por alguno de los campamentos. Junto a ellos, medio millar de personas de toda España han colaborado como voluntarios o monitores en las distintas ediciones.

El Bosque de los Sueños

Las instalaciones totalmente adaptadas de El Bosque de los Sueños son las encargadas de acoger, desde hace 14 años, este campamento que en sus primeras ediciones se celebró en el litoral mediterráneo. El complejo, compuesto por 15 cabañas de madera adaptadas para el acceso en silla de ruedas, cuenta con una sala multiusos que se utiliza también como comedor, así como una cabaña dedicada a las comunicaciones y al acceso a internet.

Además, el Ayuntamiento cede diversas instalaciones municipales para la celebración de las actividades, como la Casa de la Cultura o las piscinas municipales. Así, la piscina, anexa a las instalaciones donde se alojan los pequeños, cuenta con servicios como baños adaptados o una grúa para que cualquier persona pueda acceder al agua.

Fotos