Cacabelos retirará el 'cruceiro' de la plaza Mayor por el «peligro inminente de derrumbe por abandono»

Imagen del Ayuntamiento de Cacabelos./
Imagen del Ayuntamiento de Cacabelos.

La Parroquia, propietaria del monumento, no ha dado respuesta a las peticiones del Consistorio para que el bien pase a ser de propiedad municipal

ELBIERZONOTICIAS Ponferrada

El equipo de Gobierno de Cacabelos anunció hoy que retirará el 'cruceiro' instalado en el entorno de la plaza Mayor, a las puertas de la iglesia de Santa María, del espacio público que ocupa “sin permiso” debido al “peligro inminente de derrumbe por abandono”. La decisión llega después de que el PP criticara “la absoluta falta de mantenimiento y conservación” de la instalación por parte del Ayuntamiento, que niega ser el propietario del bien patrimonial.

Al respecto, los responsables del Consistorio respondieron hoy que el monumento “no es de propiedad municipal” sino que pertenece a la Parroquia. Según explicaron los actuales gestores de la Corporación, el exalcalde Adolfo Canedo “pagó el trasladado y la ubicación con dinero del Ayuntamiento, pero no se preocupó de ponerlo en el inventario municipal”. La situación no se regularizó con el paso del tiempo ya que “ni el pleno ni la Junta de Gobierno tuvieron conocimiento del supuesto convenio de cesión”.

En ese sentido, fuentes del equipo de Gobierno insistieron en que “al no ser de propiedad municipal, el Ayuntamiento no puede tomar decisiones sobre bienes que no pertenecen a todos” y señalaron que el Consistorio ya ha enviado tres escritos a la Parroquia para solicitar que el 'cruceiro' pase a ser de propiedad municipal legalmente para poder hacerse cargo de él. Sin embargo, tras no recibir respuesta por parte del párroco, al que acusaron de “seguir empeñado en hacer de la fe, política”, los responsables municipales anunciaron su intención de retirar el bien de su actual emplazamiento y ubicarlo “en la propiedad que digan sus propietarios”.

Por último, el equipo de Gobierno recordó que, según las críticas lanzadas por Canedo, “ hay 60 niños y niñas que corren peligro por un posible derrumbe”, por lo que advirtió que “como el 'cruceiro' se desplome y cause daños en la calle o a personas se solicitarán responsabilidades a sus propietarios y contra los que no hicieron las cosas bien”.

Fotos