La DO Bierzo presenta dos nuevas variedades autóctonas para aportar «exclusividad y diferenciación» a los vinos de la comarca

El viceconsejero de Desarrollo Rural, Jorge Llorente (C), junto a la presidenta de la DO Bierzo, Misericordia Bello, y el Jefe del Servicio de Agricultura de la Junta en León, Fidentino Reyero (D), en la inaguración del 'Bierso Hub Vitivinícola'./César Sánchez
El viceconsejero de Desarrollo Rural, Jorge Llorente (C), junto a la presidenta de la DO Bierzo, Misericordia Bello, y el Jefe del Servicio de Agricultura de la Junta en León, Fidentino Reyero (D), en la inaguración del 'Bierso Hub Vitivinícola'. / César Sánchez

La puesta de largo de Merenzao y Estaladiña tiene lugar durante la jornada destinada al sector vitivinícola dentro del programa Bierzo Hub

D. ÁLVAREZCacabelos

El viceconsejero de Desarrollo Rural y director del Instituto Tecnológico Agrario (Itacyl), Jorge Llorente, participó hoy en Cacabelos en la puesta de largo de las dos variedades autóctonas que la Denominación de Origen (DO) de los Vinos del Bierzo incluirá en su nuevo pliego de condiciones. Se trata de las variedades de tinto Estaladiña, exclusiva de la comarca, y Merenzao, presente en otros lugares del noroeste peninsular. Llorente, que inauguró la cuarta jornada de Bierzo Hub, el programa de impulso al sector agroalimentario berciano, dedicada en esta ocasión al sector del vino, destacó que las nuevas variedades permitirán “traducir el potencial de la zona en oportunidades, valor añadido y emprendimiento”.

En ese sentido, el director del Itacyl recordó que el sector vitivinícola es “una seña de identidad del Bierzo” y el que explota la mayor extensión de cultivo entre las siete figuras de calidad de la comarca, con más de 3.000 hectáreas de viñedo y 77 bodegas. “Es un sector dinámico y con muchas oportunidades”, aseguró Llorente, que valoró la “colaboración decidida” de la DO Bierzo en el impulso al sector.

Al respecto, el establecimiento de medidas de mejora y reestructuración del sector, la mejora de las explotaciones que ya están establecidas y quieren ampliar su valor añadido o mejorar su producción y la búsqueda de nuevas oportunidades de negocio y de nuevos huecos para la innovación son los tres principales objetivos de la jornada de hoy, recalcó el viceconsejero, que valoró la presencia de los investigadores del Itacyl para explicar a la cincuentena de asistentes las características agronómicas que permitirán la mejora y modernización de las explotaciones, como los portainjertos, las conducciones o las herramientas para aforntar los distintos problemas sanitarios.

En la misma línea, Llorente valoró el trabajo llevado a cabo en el Itacyl para identificar y desarrollar el valor enológico de las variedades autóctonas minoritarias presentadas hoy. Tras la legalización y el registro de las nuevas variedades, el viceconsejero puso en valor la “diferenciación” que aportarán a los caldos elaborados en la comarca. “Van a aportar más personalidad a los vinos del Bierzo”, concluyó el director del Itacyl, que remarcó que ambas variedades “son viables desde el punto de vista económico y ecológico”.

Por su parte, la presidenta del Consejo Regulador de la DO Bierzo, Misericordia Bello, coincidió en señalar que las nuevas variedades “aportan exclusividad y diferenciación”. “Nadie más en el mundo las va a tener”, explicó Bello, que valoró el trabajo llevado a cabo por el Itacyl como una “garantía” de que las nuevas variedades serán una realidad en el futuro próximo. En ese sentido, la presidenta de la DO reconoció que la capacidad de producción de uva Merenzao y Estaladiña es “escasa” pero destacó que “mantener y no perder variedades autóctonas históricas nos enriquece”. “Es un patrimonio importante que no debemos perder”, remarcó.

Pliego de condiciones

En cuanto a la elaboración del nuevo pliego de condiciones de la DO, Bello avanzó que una de las propuestas que presentará el equipo directivo de la institución irá encaminada a la “ampliación de la zona vitícola” de la comarca. Se trata, explicó la presidenta, de “recuperar para el mapa a los diez municipios que históricamente han sido zonas vitícolas y donde la actividad se abandonó por la minería o por cualquier otro motivo”.

Por otro lado, Bello también aprovechó para solicitar una vez más la “cooperación” de los ciudadanos para limpiar sus fincas abandonadas como método para luchar contra la plaga de conejos que afecta al viñedo y a los frutales de la comarca. En la misma línea, insistió en reclamar la implicación de los cotos de caza, a los que recordó que tienen “responsabilidad patrimonial sobre los daños”, y valoró la reacción de la Diputación de León y de la Junta ante el problema. “La respuesta de las instituciones es la adecuada, ahora los cotos tienen que poner su parte”, remachó.

Contenido Patrocinado

Fotos