Aire Limpio denuncia que la planta de Forestalia incumple el Plan de Bioenergía al superar los 25 megavatios de potencia

El colectivo BAL durante una concentración ante la sede de la Junta en Ponferrada contra la planta de biomasa de Forestalia./César Sánchez
El colectivo BAL durante una concentración ante la sede de la Junta en Ponferrada contra la planta de biomasa de Forestalia. / César Sánchez

La ONG tilda de «confusas» y «contradictorias» las declaraciones de la subdirectora de la Escuela de Ingeniería Agraria y Forestal del Campus del Bierzo en las que respaldaba el proyecto

ELBIERZONOTICIASCubillos del Sil

La plataforma Bierzo Aire Limpio denuncia que la planta de biomasa que la empresa Forestalia proyecta instalar en la localidad de Cubillos del Sil no cumple el Plan de la Bionergía de Castilla y León que establece un límite máximo de potencia de 25 megavatios para las centrales de biomasa, cuando este proyecto con 49,9 megavatios «practicamente la duplica».

El colectivo respondió hoy al respaldo manifestado por la Escuela de Ingenería Agraria y Forestal del Campus del Bierzo, dependiente de la Universidad de León, asegurando que en ningún caso cuestiona el aprovechamiento de la biosama forestal como residuos pero sí «proyectos como el de Forestalia en Cubillos, por no ser eficientes energéticamente, ni sostenibles medioambientalmente», señalan.

En este sentido, hacen referencia al estudio de abastecimiento al considerar que el documento presentado «no demuestra la disponibilidad de biomasa para la planta». Destacan que entre otras muchas «irregularidades» el informe no responde a preguntas básicas como «qué tratamientos silvícolas se aplicarán a cada especie forestal, cómo se determina la posibilidad de cada tratamiento para cada especie, o cómo saben qué edad tiene cada masa forestal en el IFN o ¿qué diámetros asigna a cada masa para aplicar los modelos de estimación de la biomasa», lo que hacen que «sea sólo un juego numérico erróneo, carente de rigor», subrayan.

Desde BAL la biomasa como residuo forestal para ser rentable y sostenible debe explotarse en el lugar de origen. «No tiene ningún sentido que la biomasa del Bierzo se vaya a Galicia o la de Galicia o Portugal la traigan aquí, como contempla este proyecto, por el encarecimiento y la contaminación que supone su transporte», apuntan. «Un estudio que no tiene en cuenta los radios de abastecimientos lógicos, estableciendo una distancia de 150 kilómetros y que no realiza los cálculos siguiendo una metodología científico técnica como es el caso que nos ocupa, no puede garantizar el abastecimiento necesario ni su viabilidad», añaden.

La biomasa en Suecia

La ONG recuerda a la subdirectora de la EIAF del Campus del Bierzo, Flor Álvarez Taboada, que el uso de biomasa en Suecia y los países nórdicos como Noruega no sólo proviene de residuos forestales para producir electricidad, calor, o ambas cosas a la vez, sino que «estamos hablando de la combustión de residuos de origen vegetal, de residuos de origen animal y también de los producidos por los seres humanos», en unas zonas en las que en la actualidad, los residuos, se han convertido en la principal fuente energética, por delante del petróleo y el gas, y aportan más energía a la red eléctrica que las instalaciones hidráulicas y nucleares juntas que tiene el país. Un sistema con el que aseguran que han conseguido que desciendan las emisiones de C02, si bien resaltan como la parte negativa de la incineración es la generación de metales pesados y otros contaminantes peligrosos «muy difíciles de gestionar».

Bierzo Aire Limpio pregunta a la ULE cuáles considera que serían los umbrales aceptables de emisiones para la salud cuando «ya somos la zona más contaminada de Castilla y León, según el informe de la Consejería de Fomento y medioambiente, del año 2016, en el que El Bierzo se sitúa, entre los tres primeros puestos para los nueve contaminantes que se miden, y en el primer puesto en cinco ocasiones, para las emisiones en: dióxido de azufre, partículas PM10, ozono troposférico, cadmio y arsénico; y tres veces en el segundo puesto en: dióxido de nitrógeno, níquel y benceno; y una vez en el tercer puesto en: plomo».

Contenido Patrocinado

Fotos